En homenaje a su recuerdo, a su memoria y con todo mi cariño, para mi compañera….

Ángela Pérez Navarro: Angelita) 

Mi compañera durante 40 años; a la que he cuidado y protegido dentro de mis posibilidades, hasta el último minuto de sus días, falleció el día, 06 de septiembre de 2015 a la una y media del medio día. Víctima de un cáncer; un mieloma múltiple. Que descanse en paz.
   Casi muere en mis brazos, minutos antes respiraba, mi vigilancia era constante dada la gravedad y estado de su enfermedad. Por decisión de ella y mi consentimiento, decidió morir en su cama y naturalmente en su casa. Su estado era terminal, los últimos seis meses cada día se encontraba más débil. Este recordatorio me ha hecho recordar que gracias a ella estoy escribiendo este libro. Curiosamente el poema de Machado espero le muestre el camino, como también a mí.
 


  Mucho voy a llorar su muerte, sus gratos recuerdos me acompañaran mientras viva. Mientras escribo estas líneas la pena me embarga el corazón y no dejo de llorar, hoy una semana después no me deja pensar con claridad, pero eso no implica que deje de hacerlo. La vida continúa. Es por lo que he decidido esta dedicatoria especial en su memoria, para que por lo menos sea recordada por mí y por los “caminantes” de esos “caminos” tan tortuosos. Cada vez que algún “caminante” acceda a este y los demás cuadros/títulos de esta obra, la cual como se ve en la portada el título:

 Donde se narran y recopilan las:

(Memorias de un “caminante”) este “caminante”

Recordatorio, final y origen de un camino. Siga este vínculo si esta interesado, donde doy mi opinión sobre la fase final del mieloma múltiple:https://www.blogger.com/profile/01968934365358402956

Que dios te tenga en su gloria, nunca te olvidare. De tu compañero Saturnino (Jao)

Que tu recuerdo me de fuerza suficiente para continuar esta obra. Espero que no me ciegue el odio ni el rencor pues los asuntos de los que yo creía mi familia se han ido contigo. Estas líneas las escribo un mes después de tu perdida, continuo igual o peor las lágrimas no me dejan ver el teclado, tengo que parar con frecuencia

Mi recuerdo y dedicatoria especial

Nunca pensé, que pudiera llegar ese momento, el de perder a mi compañera. Ella me incito a que escribiera esta obra; aunque casi siempre, coincidíamos en muchas cosas; había una que la cabreaba, mi forma de hablar, de expresarme, dado que yo soy muy ducho a dirigir improperios muy especiales, pues no sé cómo definirlos, quizá en esta escena difundida en todos los temas publicados (En la biblioteca de la via): En la carpeta de esta página; (Constitución) ver: Profesión o ¿Insulto? Quiza, sea posible aclarar ese concepto. Yo desde luego lo tengo muy claro.

En lo demás siempre coincidíamos, sobre todo en los “Virus” de esta nación la que de momento se llama España. Ella, mi compañera, Ángela, por la edad, le tocó  vivir la guerra civil española y también la posguerra, ha soportado la transición del año 1978 con la entrada de la famosa  “democracia”. Por ese motivo, me animaba a que escribiera sobre los “Virus” aunque también se quejaba últimamente de que siempre estaba en el ordenador. Eso sí pero muy  cerca de ella. Los “Virus” que asolan esta Nación nada que ver con el que le ha causado la muerte, (Un mieloma múltiple) que como se sabe es mortal de necesidad. Desde que se detecta hasta su final, pueden transcurrir 6 años en el mejor de los casos; ella, los ha superado por muy poco, seis años y medio, este medio año ha sido el peor su deterioro iba en aumento día a día, le faltaban las fuerzas, yo he sufrido más que ella, saber que se acerca el final y verte incapacitado para ayudarla, verla morir día a día sin ni siquiera poder remediarlo.

   Aunque les parezca una barbaridad, en ella, en la evolución de su enfermedad, veía reflejada a la sociedad española, la que cada día está más grave, los “Virus” que la afectan son de una magnitud sin precedentes La ilustración 4, da una ligera idea, sus títulos como el algodón que no engaña, son “Virus” malignos, no matan en seis años pero te dejan herido para toda la vida. Eso es mucho peor.

La cuestión de: (Recuerdo y dedicatoria especial)

14/09/2015: Poco más de una semana ha transcurrido desde la perdida de mi mujer, mi compañera. Los acontecimientos de la escena anterior no cabe ni la más mínima duda que me ha destrozado, ha hecho mella en la roca que yo creía ser, las apariencias de hombre duro que yo siempre he presumido, se han difuminado como el humo. Pero no olviden que el espectáculo continúa. Les recuerdo un poema que es muy popular en los servicios públicos (WC) que dice así:

   En un lugar sagrado, donde caga tanta gente. Hace fuerza el más cobarde y se caga el más valiente.

Un poco sucio pero real, pues todo, todo el mundo lo hace tanto el rico como el pobre, el religioso y el ateo.

No cabe duda de que es bien cierto yo, este “caminante” no voy a ser diferente, soy un ser humano normal y corriente, con virtudes, pocas y con muchos defectos. Defectos que intento corregir en lo posible. Quizá el principal sea mi vocabulario un poco agresivo, eso sí, pero muy sincero. Otro defecto, el que yo no considero tal, es el de no perdonar afrentas personales, ni por parte de la familia ni por nadie.

Esta “obra” se la ofrezco como homenaje a mi compañera, la cual no olvidare jamás, pues yo soy persona de un solo querer, reciba allá donde este su alma, mi más sincero agradecimiento por los años felices que me ha proporcionado y a nuestra manera hemos compartido juntos.

Hasta pronto Angelita:

Saturnino Lacueva García

14/09/2015, (Jao)